DISFUNCIONES SEXUALES FEMENINAS

Antes de hablar sobre las disfunciones sexuales femeninas explicaremos qué es la sexualidad y por qué factores está influenciada.

¿Qué es la sexualidad?

De acuerdo con la OMS “La sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo se vida”. Este aspecto abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas o relaciones interpersonales. No obstante, no todas ellas se vivencian o expresan siempre.

La sexualidad está influenciada por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.

¿Qué es una disfunción sexual?

Es cualquier problema que interfiere en el desarrollo normal de la respuesta sexual y que impide que la persona experimente satisfacción de la actividad sexual. Una disfunción está influenciada por factores físicos, mecánicos, orgánicos, socio-culturales y/o psicoemocionales.

Las disfunciones sexuales femeninas pueden haber aparecido desde que se empieza a desarrollar la sexualidad o a partir de un acontecimiento concreto. También pueden generarse en cualquier situación relacionada con la sexualidad o en una situación concreta.

¿Qué disfunciones femeninas existen?

  • Trastorno de la excitación o del interés sexual en la mujer:

Principalmente está generado por pérdida del deseo sexual por factores emocionales, hormonales, estrés… y/o alteraciones en la respuesta de excitación como puede ser la lubricación.

  • Trastorno orgásmico femenino:
    • Disorgasmia: Dolor o molestias tras alcanzar el orgasmo.
    • Anorgasmia: Ausencia de orgasmo
    • Trastorno de excitación persistente
  • Trastornos de dolor-genital pélvico o durante la penetración:
    • Dispareunia: Es el dolor abdominal, pélvico o vaginal asociado a la penetración, durante o inmediatamente después de ella. Existen 3 estadios: 1 (existe dolor coital pero no lo imposibilita), 2 (el dolor impide a veces la relación coital) y 3 (el dolor imposibilita completamente el coito). Según la localización del dolor distinguimos:
      • Vaginal: Dolor en toda la zona por afectación de mucosa, alteración de microbiota, infecciones…
      • Superficial: Dolor en la entrada por causas hormonales, infecciosas, inflamatorias, dermatológicas, musculares, neurológicas, anatómicas (fimosis del glande del clítoris), neoplásicas, iatrogénicas, traumas o por síndrome doloroso vulvar.
      • Profunda: Dolor con la penetración profunda causado por endometriosis, síndrome genitourinario de la menopausia, iatrogenia, prolapsos, síndrome de vejiga dolorosa, infecciones recurrentes, enfermedades inflamatorias intestinales, depresión, ansiedad, síndrome miofascial y sensibilización central.
    • Vaginismo: Dolor que imposibilita la penetración (estadio 3 de la dispareunia añadiéndole un componente psicológico y ansiedad anticipatoria). Aunque actualmente no hay una definición clara se diagnostica cuando existe un espasmo vaginal que interfiere con el coito. Los 3 criterios diagnósticos son el dolor, la ansiedad, activación marcada de los músculos del suelo pélvico mantenida o durante el intento de coito o penetración vaginal.

Disfunciones sexuales femeninas y Fisioterapia

La fisioterapia de suelo pélvico trabaja los tres tipos de trastornos y normalmente de la mano de un equipo multidisciplinar como médicos y psicólogos, ya que es necesario tratarlo desde la globalidad del individuo.

Si quieres leer artículos científicos sobre este tema puedes visitar este enlace.

En Higea Fisioterapia contamos con fisioterapeutas especializadas en el tratamiento de este tipo de trastornos. Si quieres leer más artículos sobre este contenido visita nuestro blog aquí.

Deja un comentario

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?