¿PARA EL DOLOR ES MEJOR FRÍO O CALOR?

En muchísimas ocasiones nuestros pacientes nos hacen esta pregunta cuando han sufrido alguna lesión o cuando tienen dolor o molestias en alguna zona. ¿Qué utilizo para aliviar y mejorar mi dolor? ¿Para el dolor es mejor frío o calor? Pues como en la mayoría de las preguntas la respuesta es simple y no es otra que DEPENDE. Deberemos tener en cuenta principalmente el tipo de lesión y la fase en la que se encuentre.

¿Cuándo aplico frío en una lesión?

La aplicación de frío con fines terapéuticos se llama crioterapia y recomendamos su aplicación en la fase aguda de la lesión, es decir, dentro de las primeras 48 horas. Los efectos positivos que conseguimos aplicando frío se deben principalmente a una reducción del aporte sanguíneo y una disminución del metabolismo y la temperatura en esa zona. De esta forma conseguiremos reducir la inflamación, el hematoma y la posible hinchazón que se haya podido producir, además de frenar el daño en los tejidos adyacentes y producir una anestesia local y una disminución del dolor.

¿En qué tipo de lesiones debo aplicar frío?

La crioterapia se puede usar en cualquier lesión en la que haya aparecido una inflamación en la zona, siendo algunos ejemplos: esguinces, luxaciones, golpes, traumatismos o distensiones musculares.

Por otro lado deberíamos evitar la aplicación de frío cuando tengamos problemas vasculares o de circulación, enfermedades cardiovasculares o problemas en la piel. Por supuesto, deberemos evitar su aplicación en personas con intolerancia al frío.

Dolor tras esguince de tobillo

¿Cómo debo aplicar el frío?

Nuestras recomendaciones a la hora de usar la crioterapia son las siguientes:

  • Aplicaciones de unos 10 minutos, 3-4 veces al día durante las primeras 48 horas.
  • Podemos utilizar los famosos cold-pack (bolsitas que contienen gel líquido las cuales guardamos en el congelador). También podemos usar la típica bolsa de guisantes o cualquier otro vegetal, las cuales se adaptan muy bien a los relieves de nuestro cuerpo.
  • CUIDADO con la aplicación de frío ya que puede quemar. Por nuestra parte os recomendamos utilizar algún trapo o toalla para no colocar el frío directamente sobre la piel.
  • Es muy útil combinar el frío con el protocolo RICE, del cual hablaremos en otros artículos que podréis encontrar en nuestro blog (https://www.higeafisio.es/blog/) y que consiste en aplicar el frío junto con reposo, compresión y elevación de la zona lesionada.
Aplicación de crioterapia mediante cold-pack

¿Cuándo aplico calor en una lesión?

La aplicación de calor con fines terapéuticos se llama termoterapia y recomendamos su aplicación una vez finalizada la fase aguda (si aplicamos el calor en esta fase conseguiremos unos efectos adversos porque aumentaremos la inflamación de la zona). Con la aplicación de calor sobre una lesión conseguimos un mayor aporte sanguíneo en la zona y un aumento del metabolismo lo cual acelerará el proceso de recuperación.

¿En qué tipo de lesiones debo aplicar calor?

El calor va a provocar un alivio del dolor y un efecto analgésico, además de disminuir el espasmo muscular y aumentar la elasticidad de los tejidos. Es el método que debemos utilizar en contracturas musculares o cuando notemos rigidez. También utilizaremos la termoterapia en dolores recurrentes o crónicos.

Dolor por contractura muscular en la espalda

¿Cómo debo aplicar el calor?

Nuestro consejo es el siguiente:

  • Aplicaciones de unos 15-20 minutos, 1-2 veces al día.
  • Podemos utilizar hot-packs (bolsas de gel que se calientan en el microondas), manta eléctrica, bolsa de agua caliente o sacos de semillas.

Esperamos que ahora tengáis un poco más claro cuando para el dolor es mejor frío o calor. Por otro lado, aquí os dejamos una buena opción de compra que permite la aplicación tanto de crioterapia como termoterapia https://www.myprotein.es/accesorios-para-proteinas/paquete-de-gel-frio-calor/10615613.html?autocomplete=productsuggestion

Deja un comentario

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?