PUNTOS GATILLO Y PUNCIÓN SECA EN FISIOTERAPIA

Si alguna vez has estado en una clínica de fisioterapia por algún problema muscular es muy probable que hayas oído estos términos, por ello en este artículo hablaremos acerca de los puntos gatillo y punción seca en fisioterapia. En este artículo vamos a explicar que son, cuales son los síntomas que provocan y que técnicas de fisioterapia se pueden aplicar para eliminarlos y reducir su sintomatología.

¿QUÉ SON LOS PUNTOS GATILLO?

“Un punto gatillo muscular (PGM) es un punto altamente irritable de dolor exquisito en un nódulo dentro de una banda tensa palpable en un músculo esquelético”. Esta definición fue dada por los autores Travell y Simons en el año 1993. Si quieres conocer más acerca de este tema puedes leer el libro completo que escribieron estos autores https://books.google.es/books?id=gMDV4llqhzoC&lpg=PR7&ots=TTx5aCHo_L&dq=puntos%20gatillo%20miofasciales&lr&hl=es&pg=PP1#v=onepage&q&f=false

En otras palabras, son puntos muy dolorosos que aparecen dentro de una contractura muscular, los cuales al ser presionados de forma manual por el fisioterapeuta provocan dolor en esa zona y también en otras diferentes, teniendo cada PGM una zona concreta en la que provocan su dolor referido. Un ejemplo muy típico pueden ser los puntos gatillo presentes en el músculo trapecio, los cuales provocan dolor en la cabeza o en la zona de encima de los ojos.

Histología de un punto gatillo.
Histología de un punto gatillo

CLASIFICACIÓN DE LOS PUNTOS GATILLO

A. INACTIVOS O LATENTES

Son los puntos gatillo que solo producen síntomas al ser palpados o presionados, es decir, el paciente no presenta dolor en esa zona ni en la zona de dolor referido en su vida diaria pero cuando el fisioterapeuta realiza presión sobre ellos sí aparece la sintomatología. Estos puntos gatillo latentes o inactivos pueden volverse activos por diversas circunstancias como la sobrecarga, el sobrestiramiento o la vida sedentaria.

B. ACTIVOS

Son los puntos gatillo que ocasionan la queja de dolor que presenta el paciente. Otras de sus características es que no permiten la elongación total del músculo y al ser estimulados de forma concreta provocan una respuesta de espasmo local (el músculo se contrae solo de forma invountaria). Asimismo, al ser comprimidos provocan un dolor referido característico para cada músculo.

Punto gatillo de trapecio
Punto gatillo de trapecio

¿CUÁL ES SU TRATAMIENTO?

Existen multitud de abordajes terapéuticos posibles para los puntos gatillo musculares, pero antes de describirlos debemos resaltar la importancia de descubrir y eliminar los factores que han provocado la aparición de esa tensión muscular y del punto gatillo. De lo contrario pasado un tiempo éstos volverán a aparecer.

El abordaje de los PGM lo vamos a dividir principalmente en 2 técnicas:

A. Tratamiento conservador mediante presión isquémica:

En esta técnica se realiza una liberación del punto gatillo mediante una presión manual que realiza el fisioterapeuta sobre el punto.

La presión se debe realizar hasta que el paciente experimente una molestia tolerable. A medida que la molestia va disminuyendo, se aumenta la presión sobre el PGM. Normalmente la técnica se realiza manteniendo la presión entre 20 segundos y un minuto.

Es una técnica muy útil ya que se puede enseñar al paciente como se realiza para que este se la autoaplique en casa. La puede realizar con sus propias manos en la musculatura que sea accesible o puede utilizar alguna ayuda como una pelota de tenis o de golf para los músculos menos accesibles.

B. Tratamiento invasivo mediante punción seca:

Es una técnica de tratamiento que se realiza mediante la utilización de agujas de acupuntura. Esta técnica ha tenido un auge importante en los últimos años y es una de las múltiples herramientas con las que trabajamos en Higea Fisioterapia https://www.higeafisio.es/fisioterapia-invasiva/

Esta técnica suele reproducir el patrón de dolor referido del PGM mucho más fielmente que la palpación o la compresión, además de actuar a niveles más profundos que las técnicas manuales, con lo cual se consigue una mayor eficacia en el tratamiento.

Con la punción seca la aguja alcanza el punto gatillo muscular y normalmente se produce una respuesta de espasmo local (contracción involuntaria del músculo).

El inconveniente de la técnica es que puede ser bastante dolorosa para el paciente durante su realización y además suele provocar una fatiga muscular importante por lo que paciente puede notar sensación de pesadez o agujetas en el músculo durante las próximas 24-48 horas. A pesar de ello es una técnica muy recomendable en estos casos ya que la efectividad respecto a los puntos gatillo y la punción seca ha sido demostrada en numerosos estudios.

Realización de punción seca en Higea Fisioterapia
Realización de punción seca en Higea Fisioterapia

Deja un comentario