SÍNDROME DEL CORREDOR

El síndrome del corredor es una lesión en la que aparece dolor punzante o sensación de quemazón en la cara externa de la rodilla. En ocasiones también puede aparecer sensación de click o chasquido. Este dolor aparece sobre todo al realizar flexión de rodilla y suele aparecer con la realización de actividad física.

Esta patología recibe muchos nombres ya que también se conoce como rodilla del corredor, síndrome de la banda iliotibial o síndrome de la cintilla iliotibial.

¿Qué es la cintilla iliotibial?

La cintilla iliotibial es una banda gruesa y fuerte de tejido conectivo formada por las fascias de los músculos glúteo mayor y tensor de la fascia lata. Desde la cara lateral del ilíaco llega hasta el tubérculo de Gerdy en la tibia y manda expansiones aponeuróticas hasta el fémur y la rótula. En el síndrome del corredor se produce una irritación o inflamación de la propia cintilla iliotibial o de su bursa.

¿Por qué se produce el síndrome del corredor?

Esta lesión se produce debido a una fricción y roce excesivo de la cintilla iliotibial con el cóndilo femoral externo de la rodilla. El síndrome del corredor es una lesión por sobreuso y es muy frecuente en deportes como atletismo o ciclismo, sobre todo en distancias largas. Normalmente se produce por mantener durante largos períodos de tiempo la actividad en un mismo plano de movimiento, ya que para correr, caminar o practicar ciclismo, la cintilla iliotibial se encarga de estabilizar los miembros inferiores.

Su aparición es típica en corredores nóveles ya sea por una mala gestión de las cargas, mala técnica de carrera, mal entrenamiento o incluso por un calzado inadecuado. También puede aparecer en deportistas experimentados por un sobreentrenamiento o un exceso de carga.

¿Cómo se puede prevenir el síndrome del corredor?

La cintilla iliotibial es una estructura que relaciona gran parte del miembro inferior (pelvis-fémur-tibia) y por ello su acción es fundamental durante la carrera. Por ello será clave analizar el gesto biomecánico y el patrón de carrera cuando aparezca esta patología siendo muy importantes aspectos como la inclinación del tronco y la pelvis, los grados de flexión de cadera o posible valgo de rodilla.

Será fundamental si empezamos a realizar actividades como atletismo o ciclismo hacer una buena preparación y un entrenamiento progresivo para que nuestro cuerpo pueda ir tolerando las cargas de forma adecuada. También sería interesante ponernos en manos de profesionales que nos puedan aconsejar acerca de técnica de carrera, equipamiento adecuado…

El entrenamiento de fuerza a nivel de pelvis y miembro inferior será muy importante para prevenir el síndrome del corredor. También aspectos como realizar un buen calentamiento antes de la actividad física así como estiramientos y descargas de la musculatura implicada después de la actividad (podemos utilizar foam roller o pistola de masaje por ejemplo).

¿Cuál es el tratamiento de Fisioterapia?

Desde la fisioterapia se obtienen muy buenos resultados en el tratamiento del síndrome de corredor. El tratamiento de Fisioterapia tendrá varios objetivos:

  • Disminuir la inflamación de la cintilla y/o la bursa.
  • Normalizar el tono de la musculatura afectada.
  • Fortalecer musculatura de pelvis y miembro inferior.
  • Modificar los factores que han provocado su aparición.
Tratamiento del síndrome del corredor en Higea Fisioterapia

Deja un comentario

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?