TERAPIA MANUAL

¿En qué consiste la terapia manual?

La terapia manual se define como un enfoque clínico que utiliza varias técnicas y  prácticas específicas para diagnosticar y tratar alteraciones o condiciones patológicas en las que generalmente se ve afectado el sistema músculo-esquelético y nervioso, y siempre haciéndolo a través del uso de test ortopédicos, la palpación y el tratamiento con las manos. En nuestra clínica de fisioterapia en Granada generalmente empleamos las manipulaciones, las movilizaciones articulares y el masaje entre otras muchas técnicas para tratar después de un correcto diagnóstico, los tejidos blandos (músculos, tendones, ligamentos, fascias, etc.) y estructuras articulares con el fin de bajar la sensación de dolor o aumentar la amplitud de movimiento y el rango articular para lograr mejoras en la fuerza y en la función para las actividades del día a día y para el deporte. La terapia manual nos permite una práctica que bien aplicada es segura, y que va a estar totalmente indicada a la mayoría de pacientes. A través de la terapia manual en nuestro centro de fisioterapia en granada podemos reducir la inflamación de los tejidos blandos, mejorar la reparación tisular, inducir un estado parasimpático y de relajación permitiendo así que el cuerpo se pueda encontrar en un estado óptimo que favorezca la curación.

Así en nuestra Clínica de fisioterapia en Granada lo que vamos a buscar es principalmente recuperar la función y el movimiento correcto de las estructuras, así como a aliviar el dolor y lograr una recuperación que facilite a nuestros pacientes la realización de sus actividades del día a día y la incorporación a la práctica deportiva.

Podríamos decir que la terapia manual que ejercen nuestros fisioterapeutas de Higea fisioterapia en Granada, es el complemento perfecto al ejercicio terapéutico, readaptación deportiva y trabajo de fuerza que hacemos para llegar a lograr una perfecta recuperación, reduciendo tiempo de baja, tiempos de lesión y recaídas.

Las técnicas de tratamiento que normalmente empleamos en nuestro Centro de fisioterapia en Granada  son:

 

Masaje

A través del masaje podemos movilizar la piel, tejido conjuntivo, músculos etc. La evidencia científica actual considera al masaje como una buena herramienta para modular el dolor, influyendo en la reducción del dolor, mejora de la circulación, inducción de estados de relajación, alivio del estrés y en general una mejora en el bienestar percibido por el paciente. Es la herramienta más usada en la terapia manual por sus efectos y sus diferentes estilos, masaje sueco, masaje deportivo, tratamiento de puntos gatillo a través de acupresión, masaje transverso profundo, etc. El estilo de masaje va a depender del tipo de dolor y del tipo de lesión que tenga el paciente. Con el masaje sueco podemos lograr una movilización de todos los tejidos, mejorando así la circulación, la oxigenación tisular, ayudar al intercambio de metabolitos y generar un estado de relajación. 

Cuando nos encontramos ante un dolor referido generado por bandas tensas o puntos gatillos, la acupresión es una de las mejores herramientas, lo que se busca con esta técnica es generar una isquemia local temporal que cuando soltemos va a generar una supercompensación, un mayor llenado sanguíneo sobre esa zona que va a ayudar a que el tejido sane mejor.  El masaje deportivo o de descarga es ampliamente usado por deportistas que buscan prevenir lesiones o disminuir la carga generada por los fuertes entrenamientos, ayudando a combatir el sobreentrenamiento y preparándonos para la competición.

Técnicas Miofasciales

La diana de las técnicas miofasciales van a ir hacia el tejido muscular y los tejidos conectivos con el fin de provocar un estímulo sobre los mecanorreceptores situados en estos tejidos y traducirlo en un aumento de la flexibilidad, de la movilidad y un estado de relajación. Los trazos empleados durante la aplicación de estas técnicas suelen ser profundos y de manera global. Se caracteriza por no usar cremas o aceites durante su aplicación lo que permite aumentar la densidad de los contactos de la manos sobre la piel y provocar un mayor efecto piezoeléctrico, una de las bases fisiológicas de la terapia miofascial. Las técnicas se deben hacer de manera tranquila, sin dolor y respetando los tiempos y el movimiento que el tejido nos pide.

técnica miofascial

Movilización y manipulación articular

Con un trabajo de movilización articular rítmico y manipulación articular con técnicas de alta velocidad se ha visto que se puede lograr efectos a corto plazo en cuanto a reducción de la sensación de dolor, aumento de la movilidad y reducción de la sintomatología del paciente. No siempre están indicadas y por ello es necesario que se haga una correcta valoración previa al uso de estas técnicas con un profesional cualificado.

Van encaminadas al tratamiento de estructuras que presentan disfunciones que generan hipomovilidad y que pueden estar provocando un estado de facilitación nociceptiva, sensibilizando al paciente a sufrir determinada sintomatología en el resto de tejidos que se ven influenciados por la estructura hipomóvil, y la cual si tratamos vamos a generar un efecto reflexógeno en esos tejidos que se veían influenciados por la hipomovilidad; por ello nos va a resultar muy útil aplicarlas en casos donde nos interese mejorar la movilidad no solo articular sino de los demás tejidos sensibilizados, devolviéndoles funcionalidad.

Neurodinamia

A través de la movilización neural podemos mejorar la mecanosensibilidad de los nervios movilizándolos y estirándolos a través de sus canales y de pasos de conflicto, con ello generamos un cambio en la información que transmiten tanto a nivel sensitivo (lo que percibimos) como motor (como nos movemos, que fuerza hacemos). Está totalmente indicada para casos de atrapamientos nerviosos, y dolores generados o influenciados por el nervio como puede ser un síndrome del túnel del carpo, síndrome del túnel del tarso, neuralgia del cubital, neuralgia del nervio mediano, neuralgia del nervio radial, síndrome del desfiladero torácico, cíatica y otros problemas que se pueden estar viendo perpetuados la mecanosensibilidad neural.

Terapia craneosacra

La terapia craneosacra una técnica de fisioterapia utilizada habitualmente en diversos problemas relacionados con la esfera craneal, problemas articulares, de migrañas, estrés, ansiedad y algunos problemas respiratorios. Nuestros profesionales a través de la colocación de sus manos sobre las estructuras del paciente, normalmente cráneo y sacro puede leer el impulso rítmico craneal, basado en las oscilaciones de Traube-Hering-Mayer que nos va a decir si el paciente se encuentra más en un estado de ortosimpaticotonía, relacionado con estrés o de parasimpaticotonía, para poder a través de las técnicas de terapia craneosacral, modificar ese impulso rítmico craneal  según la necesidad de nuestro paciente

Fibrolisis diacutánea

El uso de los ganchos como alternativa instrumental a la terapia manual se ha visto de gran utilidad para el alivio del dolor de origen mecánico e inflamatorio. Se aplica mediante el empleo de ganchos que permiten como ventaja, tener una aplicación mucho más concisa y precisa que la que se logra con la mano. El objetivo es liberar adherencias entre los tejidos, y estructuras musculoesqueléticas, generando un aumento de la extensibilidad, movilidad y función. Está muy indicado en esguinces, tendinopatías y neuralgias por atrapamiento o por mecanosensibilidad del nervio.

Drenaje linfático

El drenaje linfático manual es una técnica que se realiza con las manos a través de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.
Un sistema linfático sano y activo utiliza los movimientos naturales del tejido muscular para hacer esto. Sin embargo, determinadas situaciones como una cirugía, o inmovilizaciones prolongadas pueden causar daños o disfuncionalidad del sistema linfático. Por ello esta terapia suele ser muy usada después de sufrir lesiones que nos ponen en compromiso este sistema de circulación, como pueden ser fracturas, cirugías de pacientes oncológicos, etc.

Estiramientos

La práctica de estiramientos nos va a servir para a corto plazo lograr una mejora de la elasticidad y modulación del tono muscular. Si se hacen de manera diaria y durante un tiempo determinado, los estiramientos suponen una buena forma de ganar flexibilidad y de dar salud al sistema musculo-esquelético, pues logran una mejor oxigenación de los tejidos, ayudando así a la curación y la prevención de lesiones.

estiramientos

Taping y vendaje neuromuscular

Los fisioterapeutas usamos a menudo los vendajes funcionales para lograr determinados efectos sobre los tejidos. Mediante el taping podemos logra una mayor estabilización articular, descargando así a las estructuras articulares que han podido ser dañadas, facilitándole su recuperación y ayudando a prevenir recaídas, por ejemplo como puede suceder en lesiones cápsulo-ligamentarias como un esguince. Otro tipo de vendaje que usamos, es el vendaje neuromuscular o kinesiotaping, las características del material de este vendaje y según el método de aplicación, nos va a permitir, aliviar la presión sobre los tejidos blandos superficiales, mejorando la oxigenación de la zona y el intercambio de sustancias, ayudando así a su recuperación. Además nos permite generar un estímulo propioceptivo sobre las estructuras en las que está aplicado, permitiendo que estas tengan más funcionalidad, suponiendo así una buena herramienta para el regreso del paciente a las actividades de la vida diaria o la actividad deportiva.

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?