LESIÓN DEL LIGAMENTO LATERAL INTERNO DE LA RODILLA

Características del ligamento lateral interno

Características de este ligamento

El ligamento lateral interno (LLI) de la rodilla es el principal protector para que esta no se vaya a un valgo excesivo, sobre todo actúa en la flexión de 0 a 30º. Cuando excede y se produce un valgo forzado junto con una rotación externa de la tibia, debido a un impacto o una fuerza excesiva o un giro brusco, es cuando se produce la lesión del ligamento. (Estudio)

Dibujo de un ligamento lateral interno lesionado
Dibujo de un ligamento lateral interno lesionado

Por tanto, es una lesión muy importante en los deportes de equipo como fútbol, hockey sobre hielo, baloncesto, balonmano, etc. Suele haber una media de 2 lesiones por temporada, con respecto a la lesión del ligamento cruzado anterior que se suelen producir una por temporada, aunque esta requiere mayor tiempo de recuperación. (Estudio).

Este ligamento está por fuera de la articulación de la rodilla, es decir, es extraarticular, esto junto con la buena vascularización que presenta, hace que tenga una recuperación de más calidad, y más rápida. (Estudio) (Estudio) Dependiendo del grado de la lesión se trata de forma conservadora (grado 1 y 2) o quirúrgica (grado 3).

Diagnóstico y clasificación de la lesión

Primeramente, el diagnóstico de está lesión se suele hacer a través de test clínicos que ponen en tensión el ligamento, sobre todo en los primeros grados de flexión y en la extensión completa. Mediante imagen (MRI) y ecografía, aunque es menos frecuente.

  • En clínica:
    • Grado I: Dolor y sensibilidad en la palpación y en el test de stress de la articulación, pero no aumenta la laxitud.
    • Grado II: Dolor y aumento de la laxitud en el test de stress en semiflexión de la articulación, pero no en extensión completa de la articulación
    • Grado III Dolor y aumento de la laxitud en el test de stress en extensión completa de la articulación.
  • En imagen (MRI):
    • MRI grado I: Edema alrededor del ligamento
    • MRI grado II: Disrupción de algunas fibras, pero continuidad de otras
    • MRI grado III: Disrupción completa de las fibras del ligamento y a veces avulsión del hueso.

Mecanismo lesional

Según varios estudios (Estudio), el mecanismo lesional más frecuente de este ligamento es mediante impacto, o bien por un golpeo de balón, o bien por una patada o golpe con un contrario.

  • Por golpeo de balón: En el momento del golpeo de balón, con el interior del pie, se produce una rotación externa de la tibia junto con una rotación interna del fémur, sin apoyo de la pierna, esto pone en tensión el ligamento, sobre todo las fibras del tercio superior, que son las que más suelen afectarse (Estudio).
  • Por contacto o golpe con un contrario: al chocar con la parte interna de la rodilla, se lesiona el ligamento por la propia contusión. Estas son menos frecuentes.
Imagen de un futbolista del Futbol Club Barcelona y otro del Levante C.F. jugando un partido, en el que el futbolista del Barcelona realiza un valgo excesivo de la rodilla, que puede generar la lesión del ligamento lateral interno.
Futbolista realizando un gesto de valgo en el que pone el ligamento en tensión
Imagen de Cristiano Ronaldo en el momento de su lesión del ligamento lateral interno de la rodilla en un partido con su selección de Portugal
Mecanismo lesional de un futbolista justo en el momento previo a la lesión

En los casos mas graves en el que el ligamento se ve muy traccionado, se puede producir una avulsión del hueso y producir una fisura o fractura.

Para que el ligamento se vea tan traccionado, aparte de que el gesto es muy brusco, se dan también otros factores como, por ejemplo, fatiga de la musculatura adyacente que hace una función activa de este ligamento, el recto interno y el sartorio. Hay que tenerlos en cuenta también.

En el próximo artículo explicaremos como podemos tratar la lesión en sus diferentes grados.

Deja un comentario