Pubalgia Parte I

¿De qué se trata?

La osteítis púbica es la causa más común de dolor de pubis o pubalgia en deportistas de elite, en particular los que practican deportes que implican golpeos, pivotajes, sprints y cambios de ritmo frecuentes. La pubalgia es el resultado de una amplia variedad de procesos patológicos que pueden generar síntomas similares, estos pueden ser; inflamación (como en la osteítis púbica), infecciones, traumatismos, patologías viscerales, etc.

La pubalgia normalmente se describe como un dolor profundo, intenso y a menudo unilateral, que puede irradiarse a lo largo de musculo adductor mediano, incluso en testículo y escroto.

En el futbol el 5% de las lesiones se debe a una inflamación del hueso del pubis (osteítis púbica). De aquí la importancia de realizar una buena prevención para que esto no llegue a ocurrir, ya que los tiempos de recuperación son de larga duración.

Anatomía

Vamos a describir la pared abdominal ya que tiene su inserción en la sínfisis púbica (unión de los dos huesos iliacos); Empezando desde lo más superficial, que es la piel, después nos encontramos con la fascia superficial, luego con el músculo oblicuo externo y su fascia, músculo oblicuo interno y su fascia, recto anterior del abdomen y su fascia, el músculo más profundo es el transverso de la abdomen. La última estructura en insertarse en el pubis más profunda al trasnverso del abdomen es el peritoneo.

Musculatura del abdomen

Por debajo, la musculatura que tenemos que tener en cuenta a la hora de una pubalgia son los adductores, su inserción tendinosa suele generar entesitis (inflamaciones en justo donde el tendón se une al hueso), por tracción. Este grupo lo forman el adductor corto, el add largo y el add mayor.

¿A quién afecta?

La osteítis púbica o pubalgia tiende a afectar a personas que practican deportes con gestos explosivos, como sprintar, golpear un balón, por tanto corren más riesgo de padecerlo los jugadores de futbol, velocistas, jugadores de rugby, balonmano, etc. En estos deportes se producen muchos gestos de rotación y balanceo que producen un movimiento de cizallamiento. A esto tenemos que sumarle a algunas personas que tienen una alteración biomecánica, como por ejemplo una pierna más corta, desequilibrios musculares o problemas de sacro.

Estos gestos continuados con sobrecargas en el tejido acaban provocando la inflamación de los tendones justo en su insercción.

¿Qué síntomas suelen aparecer?

Lo primero que suele aparecer es dolor o molestia en la zona del pubis justo después de terminar la actividad. También suelen aparecer agujetas en la musculatura adductora, así como debilidad. Conforme va progresando esta patología va molestando durante distintas fases o acciones de la actividad o deporte, así como en el sprint o el golpeo con ambas piernas, y no solo al acabar la actividad. Más adelante puede incluso molestar varios dias después de terminar la actividad, incapacitandote en actividades de la vida diaria como andar, levantarte de la cama, toser, estornudar, etc.

El dolor puede aparecer en un lado o en los dos o incluso cambiar de un lado al otro. También puede aparecer dolor más arriba en la inserccion abdominal, e incluso por detrás pegado al sacro.

También tenemos que tener en cuenta problemas digestivos como gases, diarreas o retortijones, que pueden producir retraciones en la fascia y por tanto provocarnos un mal funcionamiento e inflamaciones en la zona de inserción de la fascia, incluso un mal funcionamiento de la musculatura de la zona.

Diagnóstico

El diagnóstico principal y más importante es la historia clínica y la información que podamos recabar en la anamnesis. La prueba de imagen diagnóstico que más sensibilidad tiene a la hora de diagnosticar la osteítis púbica es la Resonancia magnética (100%).

También es importante realizar una correcta palpación de los tejidos blandos que se insertan en la rama púbica y que a menudo están sensibles o inflamados también, como puede ser el tendón del adductor largo, o del adductor mayor, recto interno e incluso el obturador interno. Pruebas de estiramiento, contracción y de fuerza de estos músculos nos pueden dar mucha información sobre como se encuentra el pubis y si aparece dolor.

La fuerza excéntrica que producen los músculos adductores es un buen valor para confirmar el diagnóstico. En este estudio (estudio) se vio que la mayoría de los futbolistas que padecen osteitis púbica, tienen menor fuerza excéntrica. Sin embargo en este mismo estudio nos dice que la fuerza isométrica de estos músculos, no representa un valor significativo.

Tenemos que tener en cuenta todo esto, para que en cuanto aparezcan síntomas parecidos, acudamos lo antes posible a un especialista para que la lesión no avance, ya que nos costaría más tiempo de recuperación.

En el siguiente artículo explicaré que maneras existen de tratar está lesión y como podemos prevenirla.

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?